Categorías
Comunicados

Macrogranja entre Huete, Portalrubio y Villalba del Rey

Ubicación

Se encuentra en la zona norte del término municipal de Huete, en el límite con los términos de Villalba del Rey (a 5,5 km del pueblo), Portalrubio de Guadamejud (a 6,5 km del casco urbano), Tinajas y de El Valle de Altomira.

Las distancias a los cursos estacionales de agua más próximos son:

  • Vallejo de Valdevicente (al suroeste): 241 m.
  • Vallejo Grande (al norte): 628 m.
  • Embalse de Buendía (al noroeste): 245 m

Descripción del proyecto

Proyecto de macrogranja que ya se está tramitando para 2.496 cerdos de cebo a partir de 20 kilos.

La explotación está planteada por una nave, un edificio para usos múltiples y una balsa exterior de almacenamiento de purines, en total abarcan 2.302 m2.

El promotor, según la solicitud, es ICPOR Castilla La Mancha, S.L., del grupo Incarlopsa, con domicilio en Tarancón.

Según los ratios técnicos habitualmente utilizados, la macrogranja consumirá 10 millones de litros de agua cada año, producirán 5,4 millones de litros de purín (excrementos mezclados con restos de pienso y productos de limpieza) lo que equivale a 1,6 piscinas olímpicas de purín al año. Se necesitarán 43 hectáreas de tierra de labor para esparcirlos. Además de generar malos olores y moscas el purín vertido en exceso contamina con nitratos tierras y aguas subterráneas.

Y por desgracia los vertidos de purines en exceso es lo frecuente en los pueblos con macrogranjas como puedes ver en estas fotos tomadas en Yémeda (Cuenca):

Muchos consideran el purín como fertilizante pero a estas cantidades industriales lo que provoca es nitrificación de las aguas, lo cual se puede comprobar con un análisis de nitratos en agua: en muchos municipios la concentración es superior a 50 mg/litro, lo que implica que el agua de boca no es potable. Y así pasa en muchos pueblos con macrogranjas que no pueden beber agua del grifo (ejemplo en este artículo de El País o en este reportaje de la Sexta).

Por no hablar del mal olor, sobre todo los días que se llena la balsa con los purines y los días que los tractores con cisterna los esparcen en las tierras colindantes. Y la cantidad de moscas y mosquitos que atraen. Todo esto supone una amenaza al conjunto de actividades económicas actuales (¿quién va a querer vivir en un pueblo que huele a mierda y donde no se puede beber agua del grifo?) y cierra el paso a posibles vías de desarrollo del pueblo (turismo rural, atraer a gente que vive en ciudades y puede teletrabajar…).

Como son granjas altamente mecanizadas generan muy pocos puestos de trabajo y por lo general muy mal pagados. En el proyecto no se citan el número de personas empleadas.

Estas empresas deciden instalarse pueblos pequeños y envejecidos, con poca movilización vecinal y sin ordenanzas que restrinjan el vertido de purines. Siguen el modelo conocido como Integración que consiste en arriendar granjas o llegar a un acuerdo con un ganadero local. En este acuerdo la gran empresa integradora proporciona al ganadero local los lechones con 20 kilos, el pienso, la atención veterinaria y tiene el compromiso de recogerlos cuando pesen unos 100 kilos. Mientra que el ganadero local pone las instalaciones (es el que se hipoteca), la poca mano de obra necesaria, asumen la gestión de los purines y de los cadáveres de las bajas.

En resumen: la gran empresa integradora se queda con el producto (la carne) y deja al pequeño ganadero local con el «marrón» de los purines, que primero se depositan en la balsa y luego son esparcidos en tierras cercanas.

¿Qué puede hacer un ayuntamiento para frenarlo?

Aunque la tramitación de impacto ambiental la realiza el Gobierno de Castilla-La Mancha un ayuntamiento dispone de varias vías para bloquear la instalación de macrogranjas en su municipio:

Denegar la licencia de actividad

El ayuntamiento puede encargar informes técnicos (hidrogeológicos, ambientales, económicos…) que muestren los posibles efectos negativos sobre el turismo y la calidad del agua de boca que ocasionan los purines y olores de una macrogranja.

En 2021 el Ayuntamiento de Mota del Cuervo denegó la licencia de actividad al proyecto de macrogranja de 1.990 cerdos de cebo.

Suspensión de licencias para modificar el plan urbanístico

El pleno del ayuntamiento puede suspender la tramitación y el otorgamiento de licencias de parcelación de terrenos, edificación y demolición para la puesta en marcha de instalaciones destinadas a la cría de aves de corral o de cerdos en suelo no urbanizable. 

En Castilla-La Mancha el artículo 130.1 del Decreto 248/2004, de 14 de septiembre permite dicha suspensión por la realización de los estudios necesarios para la redacción del pertinente instrumento de planeamiento urbanístico que permita la regulación específica de estos usos y construcciones. La duración de la suspensión es de un año a contar desde la publicación del acuerdo. Plazo que se prorrogará un año más si se produce la convocatoria o información pública de la modificación de planeamiento.

Esta suspensión la han aprobado varios ayuntamientos de la provincia de Cuenca, los puedes consultar aquí.

Una vez que esté en vigor esta suspensión, deben trabajar en la Modificación puntual de las Normas Subsidiarias de Planeamiento sobre regulación de los usos en suelo no urbanizable, con el objetivo de asegurar la preservación del medio ambiente para impedir la contaminación ambiental, del suelo y de los recursos hídricos que produciría la implantación de actividades de ganadería intensiva industrializada.

Huete dispone de unas normas subsidiarias de 1993 (consultar aquí) que han sido modificadas en 1995, 1996, 1998 y 2006.

Varios ayuntamientos han aprobado ya modificaciones urbanísticas que limitan la construcción de macrogranjas, como por ejemplo Campillo de Altobuey.

Ordenanza que regule el transporte y vertido de residuos y lodos de origen ganadero y agrícola

En dicha ordenanza se establecen restricciones en cuanto a las ubicaciones donde esparcir los purines (distancias mínimas al núcleo urbano, carreteras, ríos, pozos de agua…), en cuanto a épocas del año, y métodos de vertido. Suelen requerir la necesidad de informar previamente del vertido y algunas ordenanzas (como es el caso de Almendros) establecen tasas por vertido.

Esta ordenanza es importante aunque no exista ningún proyecto de ganadería industrial en el término municipal ya que es frecuente que los vertidos sean esparcidos también en tierras de términos municipales colindantes.

Más de 25 municipios de la provincia de Cuenca han aprobado ya ordenanzas de purines. Aquí se pueden consultar.

Moción institucional en el pleno del Ayuntamiento

Donde el pleno se posicione en contra de la instalación y ampliación de explotaciones ganaderas intensivas al no ser sostenibles por sus graves impactos en la salud y el medio ambiente. 

¿Qué pueden hacer los ciudadanos?

Otros pueblos de la provincia han conseguido la suspensión de proyectos de macrogranjas a través de la movilización vecinal, como por ejemplo Campillo de Altobuey (ver noticia), Quintanar del Rey (ver noticia), Mota del Cuervo (ver noticia) o Cañete.

Hay consenso en la comunidad científica y médica de los efectos nocivos de los nitratos en la salud humana. Un estudio publicado en el International Journal of Cancer relaciona la ingesta de nitrato en el agua con el riesgo de cáncer colorrectal.

Según el estudio de la Doctora Ángela Prado Mira, Médico Intensivista del Hospital General de Albacete, las comunidades rurales localizadas a menos de dos kilómetros de instalaciones porcinas podrían estar expuestas a niveles de amoniaco hasta 40 veces mayores que las concentraciones promedio en el medio ambiente.


Algunos de los síntomas más comúnmente referidos por los afectados son irritación de ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza… Además, las personas que sufren de asma o alergias suelen sufrir exacerbaciones de sus problemas de salud en estas condiciones.

El doctor Madrigal ha explicado claramente el efecto de los vertidos de purín en las tierras de labor:

No te dejes engañar. Esto no es una granja de cerdos. Granja es lo que tenían nuestros abuelos. Esto que quieren construir es una factoría de carne controlada a distancia que nos va a convertir en un estercolero.

Aquí puedes ver el testimonio de una vecina de Pozuelo (Albacete) hablando del caso de su pueblo que ha tenido que luchar contra el proyecto de una macrogranja:

En definitiva, formamos parte de un plan para enriquecer a unos pocos a costa de la salud y el bienestar de todos los que vivimos y venimos a estos pueblos.

No te quedes sin hacer nada. De nada servirá quejarse de las consecuencias cuando sea demasiado tarde.

Infórmate, Implícate y sobre todo Defiende tu pueblo.

Consulta el proyecto completo de macrogranja